Como nuestros valores y virtudes se reflejan en nuestros habitos de consumo

¿Sabías que la forma como ganas, gastas, ahorras, inviertes o donas tu dinero está intrínsecamente relacionada con tus valores y/o virtudes?

Tú decides si compras huevos de corral o huevos regulares no solo porque son mejores sino porque consciente o inconscientemente crees que a las gallinas se las trata mejor.

Tú decides si compras marcas que en sus códigos de conducta establecen la prohibición de contratar trabajo infantil en lugar de marcas que provienen de China y no conoces el origen del producto.

Tú decides boicotear una aerolínea por el maltrato dado a un pasajero.

Tú compras un auto eléctrico no por lo marca o el estilo sino simplemente porque quieres proteger el medio ambiente.

Más aún, a veces estas compras están relacionadas no solo con los valores, sino con el estatus social. Para algunos está mejor visto socialmente manejar un auto eléctrico que uno normal. No importa si tus duchas duran 30 minutos.

Las generaciones más jóvenes están optando por marcas que no venden una imagen sino valores.

Personalmente creo que el costo y estructura de ingresos transparente de Everlane es una estrategia increíble de marketing. Es muy probable que ese haya sido el motivo principal por el cual compré mi primera camiseta en su sitio web.

Los valores y las virtudes son la columna vertebral de nuestra sociedad. Estas son creencias y características que se arraigan en nuestra mente desde que somos niños.

¿Qué le enseñan los padres a sus hijos y cómo estas enseñanzas se verán reflejadas en sus hábitos de consumo? La respuesta a esa pregunta afectará los hábitos de consumo, ahorros, inversiones y de dar de las futuras generaciones.

¿Quieres que sean ciudadanos responsables?

Entonces debes enseñarles a no gastar más de lo necesario, a no incurrir en deudas que no puedan pagar, a invertir responsablemente, a ahorrar dinero y a tener un trabajo.

¿Quieres que sean personas agradecidas y generosas?

Entonces debes enseñarles lo afortunados que son y que deben retribuirle a la sociedad por eso. No puedo destacar más la importancia de dar. Se ha demostrado que las personas que dan son personas más felices. En las familias adineradas, las familias que dan juntas se mantienen juntas. No es el caso de las familias que gastan juntas.

¿Quieres que sean personas honestas?

Entonces manejar un auto costoso si estás atravesando una situación financiera difícil les dará una definición incorrecta de la honestidad.

¿Y qué sucede cuando les regalas el último modelo de teléfono? ¿Realmente quieres contribuir a incrementar la mentalidad actual de consumismo? ¿Le das a tu hijo el último modelo de teléfono porque el lo pidió o porque otros padres lo hacen y tú no quieres ser el padre que no “puede pagar” un nuevo teléfono para su hijo?

Hablar de valores es sumamente importante. Siéntate con tu pareja y habla de tus valores. ¿Están actuando consecuentemente?

Si tus hijos son lo suficientemente grandes para participar en la conversación, inclúyelos. Te sorprenderá su razonamiento.

Una vez que hayas llegado a la conclusión de cuales son los valores que guiarán a tu familia, escribe una Declaración de valores, pero no la dejes archivada como cualquier otro documento. Léela de vez en cuando. Léela con tus hijos. Y no te olvides de anotar si estás siguiendo lo que escribiste.

Si quieres saber más sobre este tema escucha el podcast de Hidden Brain PBS Hidden Brain Podcast #69

Puedes encontrar una lista completa de valores y empezar a hacer tu declaración de valores familiares en  Values Exercise

Estás interesada en saber más sobre finanzas personales o coaching financiero? Revisa Finlearning o escribe a learn@myfinancebliss.com

 

Finbliss team

It’s your financial life. Embrace it. An educational community of financially aware women helping, supporting and guiding one another.

No Comments Yet

Deja un comentario

You have Successfully Subscribed!