La educacion financiera como ecualizador de genero.

Como asesora de familias, he experimentado de primera mano las desigualdades que continúan impidiendo que las mujeres se sientan financieramente independientes.

Existen normas y prácticas anticuadas que continúan manteniendo a las mujeres en condiciones desfavorables en relación con el dinero.

Las mujeres necesitan tomar las riendas de sus decisiones financieras y la industria de servicios financieros necesita cambiar.

La mayoría de las personas coincidirá con que las mujeres están ganando condiciones de igualdad en muchos ámbitos, incluso al momento de tener sus propios negocios, educación y empleo.

Sin embargo, cuando se trata de dinero, las mujeres están muy lejos de ser tratadas con igualdad.
Las mujeres deben exigir un tratamiento igualitario y para esto se deben resolver tres problemas:
  • La industria: la industria de servicios financieros nació en un momento en el que los hombres dominaban la toma de decisiones financieras. Los especialistas en finanzas continúan concentrando su atención en los hombres, asumiendo erróneamente que son propietarios de la riqueza y que son quienes finalmente toman las decisiones. Las mujeres, por lo general, salen de las reuniones sintiéndose disminuidas, ignoradas o descartadas automáticamente.  La industria financiera necesita dirigir sus servicios a los hombres y mujeres por igual. Las mujeres considerarán y elegirán trabajar con profesionales que hablen su mismo idioma.

 

  • Enfoque: los hombres y las mujeres ven la riqueza de manera distinta. Los hombres por lo general ven el dinero como una tarjeta de calificación, mientras que la mujer ve el dinero de manera holística, como algo que impacta en la salud, en las familias y estilos de vida. Por sobre todas las cosas, la mujer quiere ser escuchada. Los especialistas en finanzas necesitan entender cómo los hombres y mujeres difieren en su enfoque sobre las finanzas y cambiar este enfoque. Las mujeres desean una discusión mucho más amplia acerca de sus “vidas financieras”.

 

  • Comunicación: los especialistas en finanzas por lo general hablan un lenguaje que solo ellos pueden entender. Con el tiempo, los hombres se han familiarizado más con este lenguaje (a pesar de que es muy probable que entiendan menos de lo que demuestran). Las mujeres prefieren trabajar con profesionales que puedan relacionarse con ellas, entender sus necesidades y tomarse el tiempo para explicar cosas en un idioma entendible.

 

Si bien los especialistas en finanzas necesitan cambiar, también las mujeres necesitan exigir un trato igualitario.

Las mujeres por lo general no son muy versadas en cuestiones financieras – y en consecuencia no son lo suficiente seguras – para exigir un tratamiento igualitario.

Para muchas personas es difícil hablar de dinero, posiblemente porque les cuesta reconocer lo poco que saben de eso.  Creo que un entendimiento de las finanzas personales es un gran ecualizador social y generacional.

Las mujeres no pueden seguir delegando en los hombres las cuestiones financieras.
La educación financiera como ecualizador de género también aplica a las víctimas de la violencia contra las mujeres.

Según lo conversado con grupos que tratan con mujeres que han sido abusadas, la independencia financiera es un gran diferenciador para lograr el control de ellas mismas y dejar una mala relación.

La educación financiera y consecuentemente la independencia financiera pueden ser la gran diferencia entre quedarse con la pareja incorrecta o decir “no más”  
Las mujeres deben tomar conciencia de su situación financiera, independientemente de cual sea.  

Deben saber cuál es su patrimonio, lo que pueden hacer con él y lo que no deben hacer, que pasaría si rompen con su pareja en términos financieros, qué pasaría con sus hijos, etc.

Las mujeres deben ser educadas en finanzas personales y tomar el control de estas.  

Abril fue el mes de Educación Financiera.  Pero no debería ser sólo un mes.  Es un proceso continuo que se aprende cada dia.  

En la última encuesta sobre educación financiera realizada por Gallup en el 2015, sólo uno de cada tres americanos fue capaz de aprobar el examen.  Es decir, sólo el 57% de los americanos pudieron pasar la prueba.  En el caso de mujeres, el porcentaje cae al 47%.  Los países escandinavos fueron los que obtuvieron los mejores resultados con un 71% de aprobación

Se parte de ese 47%, o mejor aún ayuda a incrementarlo.  Empieza hoy mismo a aprender.  Nunca es muy pronto ni muy tarde para hacerlo.

Estás interesada en saber más sobre finanzas personales o coaching financiero? Revisa Finlearning o escribe a learn@myfinancebliss.com

Finbliss team

It’s your financial life. Embrace it. An educational community of financially aware women helping, supporting and guiding one another.

No Comments Yet

Deja un comentario

You have Successfully Subscribed!