Sharon M. Koenig – Semillas de la Abundancia

 Conocí a Sharon hace aproximadamente dos años, y tuvimos una química inmediata.  Era una amistad que estaba supuesta a darse.  Cuando le dije que participara en la Confesiones, me dijo que tenía algo mejor que ofrecerme: su visión de la abundancia.  Siempre he pensado que la riqueza no es sólo material. En la mayoría de los casos por pensar sólo en los financiero nos olvidamos de la abundancia de nuestras vidas: nuestros amigos, aprender, apreciación de la belleza.  Quién mejor que Sharon para ilustrarnos sobre este tema.   

Para saber más sobre Sharon ir a  www.sharonmkoenig.com

Reflexiones sobre la  abundancia

La abundancia no es una cantidad sino una cualidad, es un estado de agradecimiento, no un estado financiero. 

​Es la habilidad que cada cual posee de sentirse agradecido por lo mucho o poco que tenga en determinado momento. Es la cualidad de colocar la atención en lo que se tiene en vez de lo que falta. Es la libertad que nace de saber que nuestro valor no se define por nuestras posesiones. En un mundo materialista regido por las apariencias es más fácil decirlo que interiorizarlo.

Mientras que la prosperidad depende de factores externos, la abundancia proviene del interior y no es afectada por logros o pérdidas financieras fuera de nosotros.

Existen personas que jamás están conformes con lo obtenido y otras que son felices y agradecidas con lo poco que tienen. Tampoco se puede ser cínico y tratar la pobreza como un estado mental. No lo es, la pobreza material es una realidad, pero existe otra verdad que mencionaba la Madre Teresa de Calcuta, que tanto ricos como pobres sufren en silencio, es la pobreza del espíritu, una que no puede ser saciada con todas las riquezas de este mundo.

La verdadera abundancia tiene que ver más con el sentido de nuestra vida que con resultados externos. ¿Cómo luce una vida sin sentido?

Acaparar bienes sin propósito y sin marcar una diferencia para el bien común en el mundo, es una de las más acertadas definiciones de vivir sin sentido.

Existen unos síntomas comunes de estar en el trabajo equivocado: No disfrutar de lo que se hace es el mayor síntoma y el segundo, que el fruto de nuestro negocio no aporte al bienestar de la humanidad. El mayor obstáculo para vivir en un estado de agradecimiento perpetuo es la actitud contraria que nace de falsas creencias arraigadas en el subconsciente que dicen: “No hay suficiente”, que a la vez depende de esa otra creencia equivocada que dice: “Yo no soy suficiente.” Este pensamiento errado es el causante de la mayor parte de la destrucción personal y colectiva en el mundo. El miedo a perder la seguridad lleva a muchos a elecciones impensables que incluyen comprometer la libertad o la integridad.

Todos tenemos un propósito en la vida, un regalo que a veces llega por accidente, aunque​ algunos lo sabemos desde pequeños, a otros se le van revelando; ya que se nos da fácil y sin esfuerzo. El mayor error es descartar nuestro regalo, por pensar que éste no nos da prestigio o un gran sueldo, pero el secreto de la ​abundancia, junto a la ​prosperidad y el​ propósito, es lograr que nuestros dones ayuden a los demás a ser mejores personas. Me decía un maestro: “Para obtener un millón, antes necesitas dar un millón en servicio.”​

Semillas para la abundancia
1. Obsérvate. Trata de identificar las creencias negativas que has adoptado sobre el dinero. 

Quizás sea una obsesión causada por una pérdida financiera en la familia, un miedo, que te incite a ahorrar o guardar, desmedidamente. Existen otras personas que piensan que el dinero nos echa a perder, piensan que todos los ricos son malos. El dinero no cambia a una persona, pero sí puede ampliar nuestras propias ​cualidades, tanto las negativas como las positivas.

2.Agradecer por las cosas que no pueden comprarse: la familia, el amor, la salud, el oxígeno, la vida.  

​E​l dinero puede comprar una casa, pero no puede convertirla en un hogar.

 

3. Tener nuestras cuentas al día es importante.

Esto incluye sentir que estamos bien recompensados en nuestra labor; nada quita más energía a nuestra creatividad que saber que debemos o nos deben.

4. Si eres creyente, pide a Dios por medio de la oración para que te muestre cómo puedes servir por medio de un negocio, una organización sin fines de lucro o como voluntario.

Dar un porciento de sueldo para ayudar a otros es una práctica milenaria que nos dará satisfacción. Todos somos herramientas para el bien, en vez de preguntar qué podemos obtener, podemos cambiar la pregunta a ¿Cómo te puedo servir?

5. No olvides disfrutar de las cosas pequeñas en la vida junto a familia y amistades.

Una creencia destructiva es pensar que la vida es lucha y martirio, necesitamos hacer un esfuerzo, pero no destruirnos en el intento, no hay nada qué probar. Tomar tiempo para hacer silencio, por medio de la meditación o del ejercicio en la naturaleza que nos dará el espacio necesario para cargar nuestras baterías de la creatividad.

6. Edúcate.

Uno de los hábitos más frecuentes de las personas prósperas es el aprendizaje por medio de la lectura o tomando cursos sobre un tema predilecto. Aprender a administrar el dinero es el primer paso de la prosperidad, antes de manejar bien un millón, se necesita aprender a administrar bien 100 dólares.

7. Finalmente pregúntate: ¿Qué te gusta hacer sin necesidad de recibir paga?

¿En qué eres diestro, más allá de lo normal? ¿Cuál es tu fantasía de trabajo? ¿Qué harías si solo tuvieras dos años de vida? Sin duda tendrás la primicia de la respuesta sobre el camino de la verdadera abundancia.

 

 

 

 

.

 

 

 

 

Finbliss team

It’s your financial life. Embrace it. An educational community of financially aware women helping, supporting and guiding one another.

No Comments Yet

Deja un comentario

You have Successfully Subscribed!